NUESTRA ESTRATEGIA DEFENSIVA
Viernes, 20 de Octubre de 2017
 Isaías 59-61 | 2 Tesalonicenses 3
“Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.” — Efesios 6:13

En el capítulo 6 de Efesios, hay expresiones recurrentes que Pablo usa en relación con nuestra estrategia defensiva contra Satanás, expresiones tales como “estar o mantenerse firmes” o “resistir”. “…para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo" (Efesios 6:11). “…resistir hasta el fin con firmeza” (Efesios 6:13). “Manténganse firmes..." (Efesios 6:14). Mantenerse firme o de pie, no suena como un papel muy activo en la guerra. ¿Estando en medio de una batalla espiritual, nos dicen que permanezcamos firmes? ¿Cómo debemos interpretar esto?

La batalla entre Dios y Satanás, no debemos entenderla como dos fuerzas iguales envueltas en una lucha cósmica dualista. No podemos pensar que Dios es un poco más fuerte y más inteligente y tiene ventaja, por lo tanto obtendrá la victoria. No son fuerzas del bien y del mal luchando igualmente. Las diferencias son inmensas. Dios no tiene principio, pero Satanás fue creado por Dios, y sólo puede operar bajo la restricción de Dios. Dios es omnipresente; es decir, está en todos los lugares a todo momento, pero el diablo es local en su operación y existencia. Job 1:7 habla de Satanás que va de un lado a otro, vagando por la tierra. Sus movimientos son limitados, pero mientras él puede estar en un lugar, sus demonios o ángeles caídos pueden estar obrando en muchos otros lugares al mismo tiempo, llevando a cabo su trabajo.
Mes Anterior Mes Siguiente
OCTUBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Anterior Hoy Siguiente


Dios es omnisciente. Él sabe todo lo que hay que saber, pero el diablo está claramente limitado en lo que sabe. Ciertamente el diablo no entendía las consecuencias de la cruz o habría luchado contra ella en lugar de entrar en Judas para hacer que sucediera. Dios es eterno, pero Apocalipsis 20:10 nos dice que Satanás, junto con sus ángeles caídos, serán echados en el lago de fuego y ese será su final. Es el poder ilimitado de Dios contra el poder limitado del diablo. Es lo creado luchando contra el Creador.

Como cristianos, nuestra tarea es mantenernos firmes y eso es porque la batalla ya ha sido ganada.
En la cruz, Jesús derrotó a Satanás y su futuro es inequívoco en la Escritura. Satanás llegará a su fin, pero mientras tanto, su guerra todavía será frenética y debemos permanecer firmes, no en nuestras fuerzas, sino en una fortaleza que es sobrenatural. Al cruzar el Mar Rojo, Moisés dijo a los israelitas: “Ustedes quédense quietos, que el SEÑOR presentará batalla por ustedes” (Éxodo 14:14). El ataque satánico no es simplemente un ataque contra nosotros, sino contra Dios. Es la batalla de Dios y Él luchará por nosotros. Sólo necesitamos permanecer firmes porque no estamos luchando por la victoria, sino que luchamos desde una posición de victoria, por lo que nuestra estrategia defensiva es simplemente "resistir".

ORACIÓN: Amado Jesús, gracias por haber derrotado a Satanás en la cruz. Ayúdame a siempre permanecer firme en Ti, protegido por tu Palabra y presencia en mí. Gracias Señor.
PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál es nuestra estrategia defensiva en nuestra lucha contra Satanás y las fuerzas del mal?
Mes Anterior Mes Siguiente
OCTUBRE 2017
DomLunMarMieJueVieSab
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Anterior Hoy Siguiente